La artista aborda desde una poética visual otras encrucijadas de nuestro conflicto. Acá se vale de un entrevero de figuras tridimensionales en un tablero de ajedrez, pero no de la manera simplista que señala a este juego como una guerra simulada.

Lo hace desde una feroz y a la vez delicada secuencia de analogías, con una curiosa, por escasa, mezcla de dos elementos que pocas veces se reúnen en la esfera de las artes: desenfado y sofisticación.

 

Juan Manuel Roca

 

Poeta

 

 

 

 

Aunque algunos científicos se han referido a la existencia de múltiples dimensiones, algunas de ellas ocultas, se habla generalmente de un universo de cuatro dimensiones, tres de carácter espacial y una de naturaleza temporal, todas las cuales se pueden aplicar o reconocer en la imagen fotográfica. Su planimetría, hace manifiestas dos de ellas, el ancho y el largo. La tercera dimensión, que sería el volumen o grosor puede asimilarse con la profundidad de campo. Y la cuarta dimensión, es decir la temporal, es perfectamente evidente no sólo en el hecho de que toda imagen fotográfica es pasado,  sino también en la perdurabilidad que implica la fotografía a pesar de los cambios que pueden ocurrir en los sujetos

En el trabajo fotográfico de Roberto Lombana esta interacción tetra-dimensional juega un papel fundamental. En algunas de sus obras, por ejemplo, Lombana se ha concentrado en lugares en los cuales el arte y la historia son protagonistas y ha utilizado lentes gran-angulares para revisar, desde un enfoque contemporáneo, ámbitos y construcciones que podría decirse que ya cumplieron su función, que constituyen recuerdos más que expectativas, pero recuerdos aleccionantes que refuerzan la confianza en el hombre y la razón.

En sus últimas fotografías Roberto Lombana hace manifiesto otro tipo de referencia temporal puesto que, si bien se trata de documentos de un tiempo transcurrido, de todas maneras los efectos especiales que logra mediante la manipulación digital de sus registros y la alta tecnología que se vislumbra en algunos de los espacios y elementos registrados, convierten sus fotografías en señalamientos futuristas, en alusiones a un porvenir, que avanza a velocidades tecnológicas, y que puede resultar fascinante e insufrible simultáneamente. 

La mayoría de estas fotografías fue realizada en el Japón, un país reconocido tanto por el respeto a sus tradiciones como por la celeridad de su desarrollo. En algunas de ellas la ciudad parece estallar en ráfagas de luz que se proyectan sobre el observador, y en otras el contexto cinético en que las inserta es una clara referencia a la aceleración que ha cobrado la cotidianidad.

En otras tomas el poco espacio en relación con la cantidad de gente que lo ocupa habla a las claras sobre los inconvenientes de la sobrepoblación, reflexión a que también inducen las fotografías de altura de la ciudad repetidas circularmente como mándalas, representaciones simbólicas que parecen y apunta hacia la armonía que ha de ser imperativa para la humanidad. Otro tanto puede afirmarse de sus registros en contrapicado de altos edificios también repetidos en círculo y donde el índigo del cielo reina centralmente a pesar de la nubosidad, los cuales constituyen un claro ejemplo de las consideraciones estéticas que acompañan sus imágenes, tanto si se refieren a logros del pasado, como si simbolizan sus premoniciones visuales y sus conjeturas sobre el porvenir.

Eduardo Serrano

 

 

Aunque algunos científicos se han referido a la existencia de múltiples dimensiones, algunas de ellas ocultas, se habla generalmente de un universo de cuatro dimensiones, tres de carácter espacial y una de naturaleza temporal, todas las cuales se pueden aplicar o reconocer en la imagen fotográfica. Su planimetría, hace manifiestas dos de ellas, el ancho y el largo. La tercera dimensión, que sería el volumen o grosor puede asimilarse con la profundidad de campo. Y la cuarta dimensión, es decir la temporal, es perfectamente evidente no sólo en el hecho de que toda imagen fotográfica es pasado,  sino también en la perdurabilidad que implica la fotografía a pesar de los cambios que pueden ocurrir en los sujetos.

En el trabajo fotográfico de Roberto Lombana esta interacción tetra-dimensional juega un papel fundamental. En algunas de sus obras, por ejemplo, Lombana se ha concentrado en lugares en los cuales el arte y la historia son protagonistas y ha utilizado lentes gran-angulares para revisar, desde un enfoque contemporáneo, ámbitos y construcciones que podría decirse que ya cumplieron su función, que constituyen recuerdos más que expectativas, pero recuerdos aleccionantes que refuerzan la confianza en el hombre y la razón.

 

En sus últimas fotografías Roberto Lombana hace manifiesto otro tipo de referencia temporal puesto que, si bien se trata de documentos de un tiempo transcurrido, de todas maneras los efectos especiales que logra mediante la manipulación digital de sus registros y la alta tecnología que se vislumbra en algunos de los espacios y elementos registrados, convierten sus fotografías en señalamientos futuristas, en alusiones a un porvenir, que avanza a velocidades tecnológicas, y que puede resultar fascinante e insufrible simultáneamente.

 

Eduardo Serrano  


 

"El título de la muestra  “Homenaje”   de Germán Rodríguez (Bogotá, 1966),  hace explícita la intención del artista de reafirmar la tradición pictórica realizando una aproximación historicista a la misma.”

"Las pinturas se construyen racionalmente  a través de la aplicación de capas de color  y de su continuo  cuidadoso ajuste. En ellas existe una constante tensión y un logrado  balance  entre  lo figurativo y lo abstracto,  lo atmosférico y lo material, lo general y lo específico de los  detalles de texturas y marcas localizadas, y  sobre todo entre la  profundidad de campo y la proyección de elementos hacia el espectador".

Natalia Vega

 

 





 

 

Las últimas pinturas de Jorge Jurado son de gran luminosidad  y en ellas el observador capta primero el espíritu festivo, refulgente, planimétrico, de sus colores, pero para concentrarse posteriormente en los detalles que aparecen diseminados sobre el lienzo, y para percatarse especialmente de la figura central donde se condensa la parte más  elaborada y más determinante del contenido de sus producciones.

En estos trabajos el artista se apropia directamente de fragmentos de las obras maestras que lo han entusiasmado o seducido en diferentes momentos de su vida, los cuales plasma con evidente idoneidad, pero visibilizando su proveniencia, es decir, identificando a sus autores, y dejando al descubierto, no sólo su convicción de que la historia de la pintura es una sucesión de hallazgos y de innovaciones, sino así mismo las razones de su admiración por los  logros de sus predecesores.

Eduardo Serrano

Con una exposición de muestra tridimensional que revela una sensibilidad racional geométrica, proyectando una combinación de colores expresivos en sus obras, Montealegre  Galería de Arte  presenta al artista de instalaciones y escultor Danny Esquenazi

"Las esculturas de Esquenazi son una reafirmación de la continuada importancia de la lógica y la razón en la producción artística, aunque simultáneamente apelen a la sensibilidad, y aunque su concepción se haya originado en la consideración de algún evento o circunstancia extra-artística. Con su obra se hace claro que la escultura, como pronunciamiento plástico tridimensional, no se ha extinguido sino que sigue ofreciendo oportunidades creativas y expresivas de estimulantes consecuencias y de contundentes logros como los que se hacen manifiestos en esta exposición presentada en MONTEALEGRE GALERÍA DE ARTE" 

 

Eduardo Serrano

La presente exhibición que presenta Montealegre galería de arte; recoge a manera de “síntesis conceptual” una de las facetas más ricas y versátiles de uno de los maestros más importantes de la plástica latinoamericana. Armando Villegas siempre ha sido un visionario en el sentido que ha  sabido comprender su tiempo. Logrando como pocos maestros de su generación una compresión totalizante de una estética que se concibe en el siglo XX y continua en el   XXI.

Ha tomado como puntos de referencia una gran variedad de estilos y medios que fusiona libremente; por medio de la experimentación. Dando como resultado unas obras con un excepcional polifacetismo que encarna de manera espectacular “el espíritu de la época moderna contemporánea “.Exploraciones intimistas en la abstracción de Armando Villegas: hace referencia a una de las más variadas, ricas y versátiles muestras que un maestro presenta al público en la actualidad.

Leer más...

El trabajo de Sair García presentado en Montealegre Galería de Arte, como toda obra válida en esta época de escepticismo y simulacros, es susceptible a varias aproximaciones, pero todas ellas orientadas hacia la consideración de los avatares la sociedad y del hombre contemporáneo. Tanto su pintura como sus instalaciones giran alrededor de la indefensión y de la inclemencia que padecen  algunos sectores de la población, sólo que no de manera anecdótica como en el viejo costumbrismo, ni apoyadas en las noticias de los medios, como en menos viejas maneras de denuncia artística, sino planteando la tragedia a través de la placidez, conduciendo a reconocer la brutalidad de la cotidianidad a través de la seducción, del atractivo de representaciones o señalamientos que terminan por socavar la indiferencia y por despertar conciencia acerca de la realidad.

Leer más...

Nuestros Servicios

  • Certificaciones
  • Avalúos de obras de arte
  • Restauraciones de obras de arte
  • Enmarcaciones
  • Alquiler de Espacios

Contáctenos

Siguenos En: